Pecados en tu rutina de skincare

La piel es el órgano más extenso de nuestro cuerpo y todo lo que hacemos por cuidarla debería ir mucho más allá de la vanidad ya que también está en juego la salud.  Por lo tanto, ser respetuoso con lo que aplicamos y cómo lo aplicamos es primordial para que nuestra piel se mantenga saludable y lo más protegida posible.
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀
Sin embargo, en redes sociales vemos muchísimos consejos y tutoriales que no siempre aportan a que logremos nuestro objetivo. Muchos de ellos atentan constantemente a la salud de nuestra piel donde las recetas con bicarbonato o limón abundan cuando buscamos secretos para un tono uniforme o borrar manchitas. Así mismo, exfoliantes con gránulos de azúcar,uso de dermaroller o dermapen sin supervisión, hasta tutoriales que parecen más inofensivos pero que normalizan el mal uso de los aplicadores con gotero directamente en la piel. 
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀
Y para que nunca olvides que hasta el más mínimo detalle importa ¡seleccionamos los pecados más frecuentes en las rutinas de skincare! así cada vez que te veas en ello, puedas recordar que tu piel no lo va a pasar bien
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀  
1) Aplicar varios productos nuevos sin previa prueba de parche y al mismo tiempo, impidiendo conocer el comportamiento de cada uno en tu piel.
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀
Este error es bastante más común de lo que pensamos sobre todo si de la rutina de K-beauty se trata. El entusiasmo por ver buenos resultados, los 10 pasos y la gran variedad de productos disponibles hace que compremos más de lo que necesitamos. Si a eso le sumamos la ansiedad de probar todo sin revisar la formulación, sin testear la tolerancia de tu piel a la fórmula y sin un tiempo prudente de evaluación entre un producto y otro, los resultados pueden ser completamente lo contrarios a lo esperado y problemas como la dermatitis de contacto se hace presente.
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀
Piel sensibilizada, enrojecida e incluso llena de granitos son sólo algunas cosas a las que podrías exponerte.
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀
2) Hacer mascarillas o tónicos con alimentos caseros sin tomar en cuenta los riesgos asociados a cada uno de ellos.
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀
Los beneficios de las frutas, verduras y hierbas medicinales son innumerables. Sin embargo, lo natural no siempre es sinónimo de seguro. Muchos de los alimentos que se escogen para realizar mascarillas en casa, podrían ser un gran riesgo. El zumo de limón por ejemplo, es uno de los más utilizados entre las recetas caseras para combatir manchas y granitos. Sin embargo, su pH ácido además de irritar tu piel, podría causar lesiones mucho más graves o dejar tu piel con más manchas de las que tenías inicialmente. Así mismo, utilizar azúcares, sales o café para exfoliar, pueden provocar inflamaciones o micro abrasiones que no siempre son visibles.
En cuanto a los tónicos caseros, comúnmente son formulados con agua de rosas o arroz que podrían funcionar en el momento como una bruma refrescante, pero al no contener preservantes ni un filtrado adecuado, se descomponen con facilidad si no tomas los resguardos mínimos.

Si quieres beneficiar a tu piel de todas las propiedades de los ingredientes naturales, prefiere productos cosméticos elaborados en laboratorio bajo todas las medidas de seguridad necesarias. 
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀
3) Almacenar tus productos de cuidado dentro del baño y exponerlos a una temperatura inadecuada y humedad constante que desestabiliza su fórmula.
El baño suele ser lugar preferido para almacenar tus cosméticos y por qué no, el más cómodo para almacenar productos de cuidado, peero... a menos que se trate de tu limpiador acuoso, evita tener tu rutina en ese lugar.
En su mayoría, los productos cosméticos están formulados para ser almacenados en un lugar fresco y seco a temperatura También.  Mientras que el baño, es todo lo contrario a lo sugerido. Allí, nos encontramos con humedad constante y frecuentes cambios de temperatura que pueden desestabilizar la fórmula y contaminar tu producto en poco tiempo.
¿El lugar ideal? Tu dormitorio o al interior de tu armario si sientes que este entrega demasiada luz directa. El uso de mini refrigeradores sólo se recomienda para tus mascarillas de tejido, algunos parches de hidrogel o aquellas vitaminas que lo indiquen dentro de sus instrucciones. 
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀
4) Sacar el contenido directamente con tus dedos cuando este no posee dispensador ni paleta aumentando el riesgo de contaminación del producto. 
Comenzar tu rutina con las manos limpias no es la única precaución que debes tener a la hora de aplicar tus productos. Lo ideal es no tocar el producto directamente con tus dedos cuando este no sea con dispensador y venga en formato pote y sin su respectiva paletita o cuchara para sacar desde el interior. Así mismo, en el caso de tus sérums o ampollas nunca debes hacer que toquen directamente tu piel. El correcto uso de este tipo de aplicadores es aplicar las gotitas directamente a tus manos y luego llevarlas al rostro. Ambas medidas evitarán que el contenido de tu cosmético se contamine y disminuya su vida útil. 
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀
5) Incorporar exfoliantes químicos de alto porcentaje sin tener experiencia y no preocuparte de utilizar protector solar correctamente.  
Por sus grandes beneficios a corto y largo plazo, el uso de exfoliantes químicos cada vez se hace más frecuente. Sin embargo, los AHA y BHA tienen algunos contras que debes tener en consideración antes de incorporarlos ciegamente a tu rutina. Por su pH y tamaño, son ingredientes potencialmente irritantes en aquellas pieles más sensibles. Además, algunos son fotosensibilizantes dejando tu piel mucho más expuesta y propensa a manchitas y/o daños provocados por el sol.  Es por eso que cada vez que te animes con uno de ellos, hagas el respectivo test de parche para evaluar la tolerancia de tu piel, comiences con bajos porcentaje si no tienes mayor experiencia con su uso y por supuesto, nunca descuidar la protección solar. Si esto último es algo de lo que estás consciente que no haces correctamente, mejor dejarlos pasar y probar con otras alternativas.
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀
Así que ya lo sabes, además de elegir productos correctos para tu piel, también debes cuidar esos pequeños hábitos que sin querer realizamos en nuestras rutinas. 

Deja un comentario