Soy hombre, cómo empezar a cuidar mi piel.

Catalogar el cuidado de la piel como "cosas de mujeres" es algo completamente del pasado. Actualmente son muchísimos los hombres fanáticos del cuidado facial o que se animan con una pequeña rutina con el fin conseguir un rostro más saludable, prevenir las primeras líneas de expresión o bien, desinflamar granitos. Porque sí, tanto mujeres como hombres podemos tener las mismas necesidades a la hora de cuidarnos y seguir separando los cosméticos por género cada día cobra menos sentido.
Si bien tenemos algunas diferencias, como el grosor de la piel por ejemplo. Existen algunos mitos asociados a estas, como es el caso de catalogar a todas las pieles masculinas como grasas. ¿Las hay? Claro que sí, pero no debemos olvidar que también pueden ser muy secas e incluso sensibles y no por ser "ellos" deben resistirlo todo.
Así que si eres hombres y quieres comenzar a cuidar tu piel, la clave está en elegir los mejores ingredientes y no caer ciegamente en aquellos cosméticos etiquetados como "For Men" o “especialmente para hombres”.
En el mercado actual, la gran mayoría de los productos disponibles son de afeitado y aftershave, champú anticaspa o anticaída, antitranspirantes y desodorantes, una que otra cremita hidratante y ya está, dejando completamente de lado la protección solar, una buena limpieza o tratamientos más específicos.
Pero como sabemos que en K-Beauty las opciones son mucho más amplias ¡No te agobies! Prefiere lo simple y presta atención a las siguientes recomendaciones que hemos pensado para ti.
Piel mixta a grasa
Ingredientes como el AHA, BHA y té verde serán tus mejores aliados para controlar el exceso de sebo, tratar brotes y prevenir la aparición de puntos negros.
Piel normal a seca
Ingredientes como el ácido hialurónico, ceramidas, aceites y mantecas vegetales serán de gran ayuda para mantener la hidratación y evitar la evaporación de esta.
Piel sensible
Si tu piel es grasa o seca, pero además muy sensible, ingredientes como la centella asiática, aloe, manzanilla, té verde, baba de caracol o ceramidas no pueden faltar en tu rutina. Estos ayudarán a desinflamar tu piel, aliviar rojeces, calmar y/o reparar tu barrera.
Y si ya tienes tu rutina básica y quieres llevar tu cuidado a otro nivel, ¡conoce los pasos extra que puedes añadir para completar tu rutina!
Para exfoliantes y mascarillas wash-off, basta con incluirlos una vez por semana.
¿Te gustan las mascarillas de tejido? ¡Para estas no hay límites! Puedes incluirlas las veces que tú quieras.
¿En busca de un producto especial? Anímate con una FTE (primera esencia) para conseguir hidratación y luminosidad.
Si quieres tratar algo específico de tu piel, los sérums, esencias o ampollas serán ese paso extra que no puede faltar en tu rutina.
Los ojos también necesitan cuidado. Incluye un buen contorno y no descuides la hidratación de esa zona.
¡Olvídate de los prejuicios y comienza a cuidar  tu piel desde hoy!