¿Conoces la importancia del tónico?


    Ser fanátic@ del cuidado facial y no encantarse con el poder de los tónicos, es casi una contradicción. Y es que a diferencia de lo que vemos frecuentemente en opciones de cosmética occidental, en K-Beauty es muy poco frecuente que nos lo presente como un paso adicional de limpieza. 
    Los tónicos, sin importar su origen, son productos formulados para balancear el pH de la piel tras la limpieza y entregar algún beneficio extra a la piel que, como mínimo, será darnos ese el primer golpe de hidratación.
    Al utilizarlos, nuestro rostro queda  listo para recibir y absorber mejor los siguientes pasos de la rutina. 

    Así que si alguna vez te preguntabas qué hacer para evitar que la piel se sienta tirante y/o seca después de lavar el rostro, pero sin dejar atrás tu limpiador, la clave está en incluir un buen tónico inmediatamente tras limpiar tu piel.

    Cuando hablamos de cosmética coreana, todos los tónicos son capaces de balancear el pH. Sin embargo, dependiendo de su formulación se pueden destacar otras cualidades como hidratar o calmar la piel, e incluso controlar el exceso de sebo. 

    Seguro habrás escuchado subcategorías como tónicos balanceantes e hidratantes que, si bien no son llamados así por una regla, es una buena manera de reconocer sus principales  cualidades.

    Así que si aún no entiendes bien en qué podría beneficiarte cada uno

    ¡entonces sigue leyendo y entérate de todo!

    Los tónicos balanceantes son formulaciones con un pH más ácido que varía entre 4 y 5.

    En su gran mayoría son de una textura acuosa y muchas veces contienen ingredientes exfoliantes como el AHA, BHA y PHA. Son ideales para usar tras un limpiador de pH alcalino y también cuando quieras potenciar el efecto de tus exfoliantes químicos o alguna vitamina como A o C que suelen estimular a la piel.

    Mientras que los tónicos hidratantes son formulaciones con un pH más cercano a 5.5 o 6.5.

    Al contener ingredientes humectantes en su formulación, suelen ser de textura más viscosa. Sin embargo, también encontrarás algunos acuosos sin problema. 

     A diferencia de los balanceantes, son más ricos en ingredientes hidratantes y humectantes, donde la glicerina, ácido hialurónico, beta-glucan, pantenol y  extractos botánicos son sus protagonistas. 

    Son ideales para ayudar a mantener la hidratación y también para mejorar la elasticidad de la piel. 

    Si utilizas un limpiador de buen pH podrías prescindir de este paso.

    Pero un tónico hidratante siempre irá perfecto en tu rutina para ayudar a mantener los niveles óptimos de hidratación de la piel

     

    Con cualquiera que tengas, no necesitas más que tus manos o suaves discos de algodón si así lo prefieres, para aplicar tanto en rostro y cuello. 

    Así que ya lo sabes, si el tónico era un paso lejano en tu rutina, dale una oportunidad y sorpréndete con sus resultados.

    Deja un comentario