Doble Limpieza ¿Por qué ayuda a nuestra carita?

Si te gusta la cosmética coreana, probablemente ya estés familiarizado con la famosa doble limpieza. Este método, es el punto inicial de una buena rutina de cuidado, además, uno de los pasos más importantes. Sí, tal como lo leíste, una piel completamente limpia y libre de impurezas, es la clave para potenciar la absorción de cada uno de los productos de nuestra rutina. 

Si aún no te animas con ella, te contamos que la doble limpieza es mucho más simple y beneficiosa de lo que crees.  Para realizarla, necesitas 2 limpiadores, es decir, uno de base oleosa (aguas micelares, aceites limpiadores o bálsamos), y también un limpiador a base de agua (en polvo, espuma, tipo gel, etc). 

¿Por qué? Básicamente para que podamos disolver cada sustancia con lo más a fin.  Es decir, un producto de base oleosa podrá atraer a todos los residuos oleosos que se encuentran en nuestra piel, como lo es el maquillaje, los restos de protector solar, y sebo acumulado durante el día. Mientras que los limpiadores acuosos, eliminarán aquellas impurezas a base de agua como el sudor, suciedad, y cualquier otra impureza extra que nos quede por ahí.

Hacer estos dos pasos cada noche (o antes de irte a dormir) nos asegurará una limpieza profunda. Además, como dejaremos nuestros poros completamente limpiecitos,  estos comenzarán a verser visiblemente más finos, así mismo, regulará el exceso de sebo, y en consecuencia, será lo que necesitas para comenzar a prevenir la aparición de puntos negros. Así que si tienes la piel grasa ¡No te preocupes! Tu piel NO se volverá más oleosa, sino todo lo contrario. 

Recuerda que los limpiadores oleosos están formulados de manera tal, que una vez que entran en contacto con agua tibia, emulsionan y su textura se vuelve más “lechosa” y fácil de enjuagar. Y luego, al aplicar tu segundo paso de limpieza, ni te acordarás que masajeaste tu piel con un aceite. 

Si no sabes cuál elegir, nos pusimos a tono con este 14 de Febrero y seleccionamos 3 parejas perfectas para cada tipo de piel. 

Si tienes la piel normal a seca, nuestro adorado bálsamo Orange Cleansing Sherbet con extracto de naranja y aceite de babasú, dejará tu rostro limpio, y súuuper hidratado. Luego, sigue con Bubble Free pH Balancing Cleanser un limpiador en gel liviano y libre de burbujas que al estar formulado con ácido salicílico e ingredientes calmantes es perfecto para calmar brotes y cuidar la salud de tu piel.

Para una piel mixta a grasa, enamórate con todo la delicadeza de Watery Eoseongcho Cleanser, un bálsamo capaz de desmaquillar y remover todas las impurezas de la piel. Formulado con Eoseongcho, también llamado “trigo sarraceno medicinal” es ideal para ayudar a controlar el exceso de sebo y mejorar apariencia de los poros. Como segundo paso, Pore N Clear Foam eliminará todo tipo de suciedad y exceso de sebo, mientras trata los molestos puntos negros y blancos de tu rostro gracias a su fórmula con AHA y BHA.

Y si tienes la piel sensible, ya sea por problemitas de acné o rosácea por ejemplo. La línea Cica Micellar de Neogen será todo lo que necesitas. Tengas piel seca o grasa, ¡no te preocupes! Este dúo funcionará perfecto para todo tipo de piel, especialmente en aquellas más delicadas. Cica Micellar Cleansing Oil es un aceite suave, ligero capaz de remover todo tipo de impurezas de la piel, mientras Cica Micellar Cleansing Foam es una espuma gentil que terminará de dejar tu rostro completamente limpio. Ambos están formulados con extracto de centella asiática, ácido hialurónico y ceramidas por lo que la hidratación de tu rostro quedará intacta y podrás decir adiós a la inflamación de tu piel 

Recomendamos incluir la doble limpieza en tu rutina nocturna, o si trabajas en turnos especiales de noche, hazla siempre antes de ir a dormir, toma sólo unos minutos y verás que cada día tu piel lo agradecerá.