Todo sobre protectores solares.

Es súper probable que ya nos hayas leído diciendo que el protector solar es uno de los pasos más importantes dentro de la rutina, o también, que es el producto más efectivo para mantener una piel sana y combatir el envejecimiento prematuro.

Y aunque a much@s les cueste creerlo,  no hay nada más eficiente que protegernos contra la radiación UV para conseguir esa piel de ensueño. E incluso, más allá de algo superficial como prevenir la aparición de manchitas y/o arrugas, este simple paso es capaz de protegernos de enfermedades tan delicadas como el cáncer de piel.

Por si no lo sabías, el tono bronceado que se consigue al tomar sol no es algo lindo que nos brinda la naturaleza, sino un mecanismo de defensa ante los rayos UV que causan una reacción inflamatoria en la piel.

Esta defensa protege el núcleo celular de las células de nuestra piel de sufrir daños por la radiación. Y si bien existen mecanismos de reparación en nuestras propias células ante esto, en el caso que falle o sea insuficiente, existe la posibilidad de que tu célula se convierta en cancerígena. Es por eso que ayudarnos con una buena protección solar los 365 días del año es CLAVE y no podemos prescindir de él.

Como sabemos que en el mercado hay muchísima variedad, te queremos ayudar a entender toda la información que nos presentan.

SIGLAS

  • SPF (Solar Protection Factor): Son las siglas para referirnos al factor de protección solar, o protección contra los rayos UVB (aquellos que nos “broncean”).

Los protectores con filtro 50+ son capaces de proteger contra más de un 95% de los rayos UVB. Sin embargo, lo ideal es complementar su uso con vestimenta adecuada, idealmente junto a sombreros y lentes de sol.

¿Cuál es el mínimo recomendado? Sí puedes elegir de SPF 45 a SPF 50 por todo el año, está perfecto. Si no puedes, un el mínimo que recomendamos es SPF 30 en temporada de otoño o invierno.

  • PA (Protection Grade of UVA): Son las siglas para referirnos a la protección contra los rayos UVA, responsables del envejecimiento prematuro y  la pigmentación.

El máximo nivel de PA++++ es la máxima protección disponible hasta el momento en cosmética coreana. Así que mientras más tenga, mucho mejor.

TIPOS

Los ingredientes activos en los protectores solares se dividen en dos categorías, es decir, aquellos de filtros orgánicos e inorgánicos (comúnmente conocidos como químicos o físicos).

  • Filtros orgánicos (químicos): Se reconocen por tener en el listado de ingredientes como Avobenzone, Tinosorb, Meroxyl, octocrylene, homosalate, etc.
  • Filtros inorgánicos (físicos o minerales): Se reconocen por tener en el listado de ingredientes como el Dióxido de titanio u Óxido de Zinc.

“Ambos tipos de filtros funcionan absorbiendo los rayos UV y convirtiéndolos en calor. Los protectores solares inorgánicos también dispersan y reflejan alrededor del 5-10% de los rayos UV entrantes, al igual que algunos protectores solares orgánicos”. Según explica Michelle Wong de Lab-Muffin

DIFERENCIAS ENTRE FILTROS

  • Nivel de protección de alto espectro contra los rayos UVA. Un ejemplo común es con el  filtro Avobenzone, uno de los filtros orgánicos más comunes ya que brinda alta protección UVA. Sin embargo, es inestable y se descompone fácilmente en los rayos UV, por lo que hay que ser más mucho más cuidadosos y constantes con la replicación.
  • Capa blanca. Los protectores solares orgánicos tienden a dejar menor o nula capa blanca en la piel, mientras que los protectores solares inorgánicos (sobre todo aquellos con dióxido de titanio) tienden a dejar esa película en la piel.
  • Textura. Los protectores solares a menudo tienen texturas muy gruesas y grasosas y, dependiendo de tu piel, un tipo puede ser más adecuado para ti. Personalmente prefiero los protectores solares orgánicos, ya que he encontrado algunos que se sienten como humectantes.
  • Sensibilidad. Algunos filtros orgánicos son “incompatibles” con pieles muy sensibles o reactivas. Si bien en la actualidad los filtros orgánicos de última generación no tienen ese problema, octocrylene, oxybenzone, avobenzone, son algunos a considerar.

MODO DE USO

El protector solar es el último paso de la rutina de día, antes del maquillaje (en caso que uses).

La cantidad recomendada a aplicar es la equivalente a  1 de una cucharadita de té, o bien la medida de 2 dedos (índice y medio)  para cubrir rostro y cuello.

Recomendamos reaplicar cada dos horas ya que los filtros se degradan con la exposición al sol y factores externos ambientales e incluso el sudor.

Con todo claro, enamórate de nuestros recomendados.