Hablemos sobre antioxidantes

Seguramente más de alguna vez escuchaste sobre los radicales libres y su relación con el envejecimiento prematuro o la inflamación. Bueno, sucede que estos se producen por reacciones bioquímicas de la piel, donde el estrés, la contaminación y la radiación UV son algunos de los tantos factores que los desencadenan.  

Y si bien la piel contiene antioxidantes de forma natural para protegernos de diversos factores externos y neutralizar estos radicales libres, no siempre son suficientes. Es por eso que reforzar nuestra piel con el uso tópico de ingredientes con cualidad antioxidante, siempre será una buena opción. 

Entre sus principales funciones (además de combatir o neutralizar los radicales libres) tenemos que:

  • Potencian la protección solar
  • Entregan propiedades antiinflamatorias (en general)
  • Previenen el envejecimiento prematuro y el daño oxidativo.

Pero, dependiendo de tu elección, pueden ser capaces de iluminar, estimular la producción de colágeno, tratar manchitas, e incluso mejorar la hidratación 

Polifenoles, Vitaminas como A, C y E, Resveratrol, son sólo algunos de los preferidos en cosmética. A continuación, te dejamos nuestro 4 favoritos e infaltables en cada rutina.

Niacinamida

Un clásico y casi idol dentro del K-Beauty gracias a sus múltiples beneficios.  Este antioxidante es capaz de recuperar el tono natural de la piel, difuminar manchitas marrones, suavizar líneas de expresión y mejorar la textura del rostro. Pero también es un gran aliado para mejorar la síntesis de ceramidas y fortalecer la barrera protectora de nuestra piel. 

Vitamina C

Es el favorito indiscutido y uno de los mejores antioxidantes de uso tópico. Actúa como potenciador en la protección UV por lo que va perfecto si la incluyes en tu rutina diurna antes del protector solar. Junto a lo anterior, la vitamina C ilumina el rostro, ayuda con hiperpigmentación y estimula la producción de colágeno ¿qué mejor?

Té verde

¡Cómo no quererlo!  Los polifenoles del té verde son grandes antioxidantes que nos ayudan a proteger la piel y prevenir daños. Además, si tu rostro es sensible es un súper buen calmante que ayuda con la irritación y enrojecimiento. Por si fuera poco, es ideal para controlar el exceso de sebo sin resecar la piel, pero también para controlar los brotecitos por sus propiedades antibacterianas. 

 

Resveratrol

Si eres fanátic@ del vino tinto, este ingrediente debe ser muy familiar para ti. El resveratrol se encuentra en la semilla y la cáscara de la uva roja (también en las bayas) y destaca por sus potentes cualidades antioxidantes y antiinflamatorias. En la piel muestra un potente efecto protector contra el estrés oxidativo causado por los rayos UV y también un gran aliado contra algunas enfermedades más graves como el cáncer de piel.

 

Así que ya lo sabes, si buscas una piel sana y protegida los antioxidantes serán tu gran aliado en tu rutina. Pero no te olvides del resto de tu cuerpo y mantén una dieta rica en frutas y verduras. Cada temporada hay gran variedad de súper alimentos que nos ayudarán a mantenernos mucho más saludables. 

¿Coincidimos con alguno de tus favoritos?